La sourire de maman

mayo 01, 2020 Paris, France

1 de Mayo del 2016. Recuerdo retasos de lo que fue uno de los viajes más maravilosos junto a mi mamá. Como en una película donde en cámara lenta aparecen diferentes imagenes mezcladas pero tan nítidas que se quedan ahí, para poder contemplarlas con detenimiento.

Recuerdo el olor a café por la mañana, los croissants calentitos, como recién salidos del horno. La sonrisa de mamá, impecable como siempre y hermosa como ninguna. La caminata hacia el Sacré-Cœur, mirando vidrieras al pasar y parándonos en cada esquina para contemplar las callesitas adoquinadas a nuestro paso. Las coloridas flores en lo alto de la colina, avisando la llegada de la primavera. El metro de Abesses, con ese olor tan característico que generan las ruedas tan peculiares de los vagones. El río Senne, la brisa al caminar. El Pont Neuf, con sus descansos en forma de arco tan particulares. El color verde de los árboles, tan verdes que resaltaban mas de lo usual al costado de cada puente recorrido. Un día de larga caminata que como era costumbre desembocaba frente a nuestra querida Tour Eiffel, que nos esperaba una vez más. Y la sonrisa de mamá.

La sonrisa de mamá es sin duda uno de mis recuerdos favoritos. Sus ojos, pequeños y achinaditos, contemplando cada detalle, como no queriéndose perder de nada, como queriendo retener cada cosa en su memoria, pero lo más impresionante.. como viéndolo todo por primera vez.
En mi cabeza, recuerdo como si hubiese sido ayer, había una frase que no dejaba de resonarme y que alguna vez había leído: uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida. Es así, uno siempre vuelve. En persona o en imaginación, pero uno siempre vuelve. Para volver a sentir el sentido de sus latidos y la inocencia al respirar en su pecho. Volvemos a los lugares en donde nos sentimos acogidos, volvemos a las personas que amamos y nos hacen sentir amados, volvemos a hacer las cosas que en algún momento nos hicieron felices. Uno vuelve. Y volver es bueno, siempre y cuando te haga soneír.

11 comentarios

  1. Hola Samantha, ¡qué bonito tu texto! Los viajes con nuestras madre son inexplicables, yo no tuve la oportunidad de hacer muchos junto a ella. Tal vez en los que era más pequeña. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esperanza ♡ muchas gracias por comentar.
      Tuve la oportunidad, y espero seguir teniéndola, de realizar algunos viajes con mi mamá sola y a nuestro lugar en el mundo... Paris. Los atesoro muy dentro mío, por eso los escribo.
      Te mando un beso enorme, y nunca olvides esos viajes o pequeños detalles inolvidables junto a nuestro seres más queridos :)

      S.

      Eliminar
  2. Hola, recién vengo descubriendo tu blog y ya te sigo, espero que puedas visitar el mío, me gusta mucho lo que escribiste, definitivamente esas saliditas que una tiene con sus familiares, especialmente mamá, papá o hermanos siempre son especiales de una u otra forma, de verdad me alegra que lo hayas disfrutado tanto, saludos desde kiwybooks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! ♡ muchas gracias! :)
      Y bienvenida a mi blog, ahora me paso por el tuyo!!
      Besitos!

      S.

      Eliminar
  3. ¡Hola, Samantha! ^^

    Antes de nada, darte las gracias por haberte pasado por mi pequeño espacio y haber decidido quedarte ^^ Con tu permiso, yo también me quedo por aquí :)
    La estética del blog es preciosa *.* y... te ha quedado precioso el escrito. Me encanta el amor que desprende cada párrafo y... joder, de verdad que es muy bonito :) Casi podía oler ese café del que nos hablabas en los primeros párrafos *.*
    Las fotos quedaron muy bonitas también ^^ Nada, guapa, que has hecho una entrada preciosa y con mimo. Y eso se nota.
    Toda la razón en que volvemos a esos sitios en los que hemos sido felices. No hay nada más bonito que tener un sitio, un sitio de verdad, al que poder llamar hogar y adorarlo a manos llenas :)
    Encantada de leerte ^^
    ¡Un besazo muy pero que MUY grande y cuídate mucho, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola linda ♡ aww, muchas gracias por tus palabras! :D y muchas gracias por quedarte por acá, te mando un beso grande! Me pone muy feliz que te haya gustado el blog!
      Besos!

      S.

      Eliminar
  4. ¿Puede ser el texto más bonito que he leído hasta ahora? Efectivamente. Creo que en estos tiempos es bueno recordar aquellos momentos maravillosos con los que tenemos ese "empuje" para continuar con nuestro día a día. No te miento cuando te digo que me hizo sentir mucha esperanza y me dio motivos para sonreir aunque sea por un rato. De verdad, me gustó mucho todo lo que escribiste, cómo lo describiste.
    Espero que continúes con nuevas entradas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Helena ♡ tanto tiempo!
      Awww, muchisimas gracias por tus palabras!! ♡♡ que lindo que te haya tocado de esa manera!
      Por supuesto que voy a seguir escribiendo, en esta cuarentena se me vino la inspiración jejej.

      Te mando un beso!

      S.

      Eliminar
  5. ¡Hola cielo!
    Aiins que cosa más bonita de recuerdos por favor y más si son con nuestros seres queridos como lo es una madre, no haya nada más bonito.
    Un besote enorme corazón, me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Hola Virginia ♡
      Qué lindo! Gracias por pasarte y por quedarte por mi rinconcito :D
      Te mando un beso grande!

      S.

      Eliminar

Tu comentario es muy importante para mí y para que el blog crezca cada día un poquito más. Me interesa tu opinión así que ¡muchas gracias por comentar! ♡ y espero que vuelvas por estos lados muy pronto.