Cuarentena

abril 08, 2020

Compartir, mimar, aprender a tener más paciencia con los habitantes de la casa y, por qué no, con uno mismo. Querer que se termine para volver "al ruedo", para volver a abrazar, para volver a nuestros trabajos (quien iba a decir que es más complicado trabajar desde casa). Por otro lado querer que no se termine, quedarse acurrucado en casa a resguardo de todo lo que está pasando en el exterior. Sentimientos encontrados.

El mundo está parado de una forma extraña, la típica frase de "paren el mundo que me quiero bajar" se hizo realidad? O eso quisiéramos? En nuestro fuero interno sabemos que no es tan así. Sin embargo seguimos buscando los detalles, las pequeñas cosas lindas y positivas dentro de tanto caos. Ya no abrazamos a los demás, estamos aprendiendo a abrazarnos a nosotros mismos, para una vez terminado todo abrazar mejor. Estamos volviéndonos locos con el trabajo en casa y el estudio propio o de los chicos, pero a su vez estamos aprendiendo a manejar cosas nuevas. Parece que no, pero comenzamos a simplificar cosas que pensábamos que nunca se podrían simplificar. También comenzamos a hacer cosas que teníamos postergadas y que siempre teníamos "ahí", para cuando tubiésemos tiempo.. y a pesar de que estamos ocupados con mil cosas a la vez nos dimos cuenta que se podían hacer igual. Y así estamos, sacando cosas de la galera que pensábamos que no teníamos, que no podíamos.

Nos abrazamos.
Aprendemos.
Nos hacemos el tiempo.
Nos tenemos más paciencia.
Paramos la máquina.
El tiempo pasa más lento pero le sacamos más probecho.

La cuarentena no estaba tan mal después de todo, no les parece?

1 comentario

  1. Y considerarnos afortunados porque esta enfermedad nos toque de lejos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Tu comentario es muy importante para mí y para que el blog crezca cada día un poquito más. Me interesa tu opinión así que ¡muchas gracias por comentar! ♡ y espero que vuelvas por estos lados muy pronto.